El gato con botas, el cuento infantil

El gato con botas

El gato con botas es el nombre de un cuento de hadas infantil escrito hace muchos años, para ser más específica, en el año 1697. En los tiempos actuales ha vuelto a resurgir gracias al gato de Shrek, pero su historia data de mucho tiempo atrás, y varias generaciones de personas lo han conocido. Fué escrito por el autor francés Charles Perrault, y cuenta la historia de un astuto y valiente gato, que calza botas altas y que además, puede hablar con gran elocuencia.

Esta es una pequeña versión del Gato con Botas de Charles Perrault, la historia original:

“Había una vez…

…Un molinero que tenía tres hijos.

A su muerte, el pobre molinero les dejó a sus hijos, como únicos bienes: su molino, su burro y su gato. Muy pronto se hizo el reparto, para el cual no se necesitó notario ni otra autoridad; nada sobró del pobre patrimonio. El hijo mayor se quedó con el molino, el segundo recibió el burro y el menor sólo se quedó con el Gato; estaba desconsolado por tener tan poco.

—Mis hermanos —decía— podrán ganarse la vida honradamente trabajando juntos; en cambio yo, en cuanto me haya comido mi gato y haya hecho una bufanda con su piel, moriré de hambre.

El Gato, al oír este discurso, le dijo con un aire comedido y grave:

—No te aflijas en lo absoluto, mi amo, no tienes más que darme un saco y hacerme un par de botas para ir por los zarzales, y ya verás que tu herencia no es tan poca cosa como tú crees.

Aunque el amo del Gato no hizo mucho caso al oírlo, lo había visto actuar con tanta agilidad para atrapar ratas y ratones, y cuando se colgaba de sus patas traseras o cuando se escondía en la harina haciéndose el muerto, que no perdió la esperanza de que lo socorriera en su miseria. En cuanto el Gato tuvo lo que había solicitado, se calzó rápidamente las botas, se colocó el saco al cuello tomando los cordones con sus patas delanteras y se dirigió hacia un conejal en donde había muchos conejos. Puso salvado y hierbas dentro del saco, y se tendió en el suelo como si estuviese muerto; esperó que un tierno conejo poco conocedor de las tretas de este mundo viniera a meterse en el saco para comer lo que en él había. Apenas se hubo acostado tuvo un gran regocijo; un tierno y aturdido conejo entró en el saco. El Gato tiró de los cordones para atraparlo y luego lo mató sin misericordia. Orgulloso de su proeza, se dirigió hacia donde vivía el Rey y pidió que lo dejaran entrar para hablar con él. Le hicieron pasar a las habitaciones de Su Majestad; después de hacer una gran reverencia al Rey, le dijo:

—He aquí, Señor, un conejo de campo que el Señor Marqués de Carabás (que es el nombre que se le ocurrió dar a su amo) me ha encargado ofrecerle de su parte.

—Dile a tu amo —contestó el Rey—, que se lo agradezco, y que me halaga en gran medida.

En otra ocasión, fue a esconderse en un trigal dejando también el saco abierto; en cuanto dos perdices entraron en él, tiró de los cordones y capturó a ambas. Enseguida se fue a regalárselas al rey, tal como había hecho con el conejo de campo. Una vez más, el Rey se sintió halagado al recibir las dos perdices, y ordenó que le dieran de beber. Durante dos o tres meses el Gato continuó llevando al Rey las piezas que cazaba y le decía que su amo lo enviaba. Un día se enteró que el Rey iría de paseo por la ribera del río con su hija, la princesa más bella del mundo,. y le dijo a su amo:

—Si sigues mi consejo podrás hacer fortuna; no tienes más que meterte en el río en el lugar que yo te indique y después dejarme actuar.

El Marqués de Carabás hizo lo que su Gato le aconsejaba, sin saber con qué fines lo hacía. Mientras se bañaba, pasó por ahí el Rey, y el Gato se puso a gritar con todas sus fuerzas:

—¡Socorro! ¡Auxilio! ¡Que se ahoga el Marqués de Carabás!

Al oír los gritos el Rey se asomó por la ventanilla y al reconocer al Gato que tantas piezas de caza le había entregado, ordenó a sus guardias que fueran prestos al auxilio del Marqués de Carabás. Mientras sacaban del río al pobre Marqués, el Gato se acercó a la carroza y le dijo al Rey que durante el baño de su amo unos ladrones habían llegado y se llevaron sus ropas, a pesar de que él les gritó con toda su fuerza; el Gato las había escondido tras una enorme piedra. Al instante, el Rey ordenó a los oficiales de su guardarropa que fueran a buscar uno de sus más bellos trajes para dárselo al Marqués de Carabás.

El Rey le hizo mil halagos, y como los hermosos ropajes que acababan de darle realzaban su figura (pues era guapo y de buen porte), la hija del rey lo encontró muy de su agrado; además, como el Marqués de Carabás le dirigió dos o tres miradas, muy respetuosas y un poco tiernas, ella se enamoró enseguida de él. El rey quiso que subiera a su carroza y que los acompañara en su paseo. El gato, encantado al ver que su plan empezaba a dar resultado, se adelantó a ellos, y cuando encontró a unos campesinos que segaban un campo les dijo:

—Buena gente, si no decías al rey que el campo que estáis segando pertenece al Marqués de Carabás, seréis hechos picadillos y convertidos en paté.

Al pasar por ahí, el rey no olvidó preguntar a los segadores de quién era el campo que segaban.

-Estos campos pertenecen al Marqués de Carabás, Señor.- respondieron los labriegos- Al marqués de Carabás, al Marqués de Carabás.

El rey, al ver tantas riquezas del Marqués de carabás, decidió casar a su hija con el hijo menor del molinero, mientras el gato le presentaba todos los respetos y se había convertido en el gato más famoso de toda la comarca.

Y su Señor, el marqués de Carabás, en un joven príncipe, y las puertas reales se abrieron para dar paso a la feliz pareja.

y allí vivieron felices, y el gato con botas, como recompensa de su amo, vivió también en aquel castillo tan bonito.

Share Button





5 Respuestas al tema “El gato con botas, el cuento infantil”

  1. erika says:

    se iba a comer al gato??? nunca habia leido el cuento original. me sorprendió que dijera que se iba a comer al gato y hcer una bufanda con su piel..que horrible hubiera sido que me dijeran eso de niña, menos mal que cambiaron la historia.
    de todos modos, gracias por publicar el cuento

  2. dario llanos says:

    es muy bueno el cuento original nunca lo lei

  3. sofia says:

    solo lo lei por que me lo pidieron en el cole. Pero cuando me profundice en el tema me encanto. Fui a ver la peli “El Gato con Botas” estuvo muy linda y graciosa.
    La actuacion del gato me fascinó. Pero lo que no me gustó fue cuando dijo que se iba a comer al gato……
    Gracias por publicar el cuento….

  4. José says:

    Este cuento me encantaba de chico porque yo no era el hermano mayor. Más tarde, me dediqué a interpretar símbolos y valores en los cuentos de hadas. Es un tema interesante que en este se recurra a un gato especial, y de hecho lo es en Europa. Su propio nombre lo indica: gato con botas, lo que le identifica con todas esas razas orientales, como los siameses, gatos a los que el color oscuro de sus patitas hace que parezcan llevar botas. La otra es que Carabás sí existe. Se corresponde con una región de Armenia, Karabajh, entonces remota. Está claro que detrás de la mágica historia, hay un elemento exótico y desconocido para el europeo de entonces, el gato siamés ya frecuente en las cortes orientales, que otorga una distinción a su propietario tan destacada que le acaba llevando a formar parte de la aristocracia, la clase más alta de su época.

  5. luana says:

    estan re buenos estos cuentos

Escribe un comentario

Subscribe to RSS Feed Gatos domesticos en Twitter!