Louis Wain y su obsesión por los gatos


Louis Wain y su obsesión por los gatos

Un artista, que solía pintar cuadros de gatos, siempre gatos, era muy admirado hasta que la psicosis empezó a carcomerle el cerebro. Este hombre, nacido a principios del siglo 20, se llamaba Louis Wain, quien a los 20 años comenzó a pintar sus primeros cuadros, donde mezclaba siempre un estilo sentimental y realista. Muy gatuno en sus obras, cautivó a los londinenses con sus obras de arte.

Prueba de su aceptación artística se vio reflejada en el uso de sus obras para las tapas de álbumes, tarjetas postales, cuadros de casa, etc. La mayor parte de su vida vivió en reclusión con sus tres solteronas hermanas y 17 gatos. Siempre gatos.

A sus 57 años, la psicosis empezó a atormentarlo. Se sentía acosado por los gatos, era como si los gatos le pudieran leer la mente y controlaran a sus hermanas para dañarlo, se volvió hostil y sus emociones podían verse reflejadas en su arte: sus retratos se hicieron amenazantes. Cada vez sus gatos se hicieron más hostiles y amenazantes. Siempre gatos.

Louis Wain y su obsesión por los gatos

Wain pasó luego, sus últimos años de vida en distintos hospitales psiquiatricos. Internado por sus preocupadas hermanas, quienes ya sufrían los ataques de Wain. “Los gatos me leen la mente y las controlan a ellas. Ellas me quieren lejos, los gatos me quieren lejos. Me quieren en el más alla”.

Lucía perturbado, siempre sentía como que alguien lo perseguía, eran los gatos. “Ellos me quieren muerto”. A raíz de su psicosis los gatos dibujados eran cada vez más hostiles, eran sus perseguidores, esos gatos. Siempre gatos. Cada vez con una mirada hostil más pronunciada, más evidente. Está en un mundo amenazador. Le amenazan los gatos.

Louis Wain y su obsesión por los gatos

Luego empieza a fragmentar a los gatos de sus retratos. Cada vez son más fantasmagóricos. Pueden cruzar paredes, pueden flotar, pero no me atraparan, no lo harán ¡nooo!
Finalmente sus cuadros pierden el sentido total. Siempre gatos. Solo mantenían su diseño barroco infinitamente detallado. Sin embargo los gatos se convirtieron en seres más abstractos por no decir demoníacos.

En el siguiente retrato, el gato es muy amenazador. Predomina un rojo sangriento. Sobre todo en los ojos. Siempre gatos. Gatos endemoniados. Una muestra de su psicosis progresiva.

Louis Wain gatos

En sus últimos retratos, los gatos son demasiado abstractos, son más diabólicos y el estilo usado al inicio es dejado de lado. Sólo mantiene a los gatos. Siempre gatos. Solo usa estilos obsesivos, en un esfuerzo sobrehumano de mantener su mente ordenada y sin paranoias.

Louis Wain y su obsesión por los gatos

“Malditos gatos, se que están alli, pero no evitarán que exprese mi arte. Nunca. Siempre. Gatos”.

Share Button





2 Respuestas al tema “Louis Wain y su obsesión por los gatos”

  1. arely dice:

    Me hartaste con lo de ”siempre gatos”

  2. Aras dice:

    Podría tratarse de una figura retórica llamada Repetición diseminada, aunque no sé si es aplicable a una oración completa o solo a una palabra.
    A mi sí que me gusta que lo repitas una y otra vez, porque al final es lo que recuerdo cuando pienso en el texto.
    ¡Muy interesante!

Escribe un comentario

Subscribe to RSS Feed Gatos domesticos en Twitter!