Cheshire, el gato de Alicia en el pais de las maravillas


Cheshire, el gato de Alicia en el pais de las maravillas

Durante muchos años, los gatos han formado parte de historias y cuentos infantiles. Hoy vamos a hablar del caso de Cheshire, un gato que resulta una figura muy interesante en “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carroll (
1832-1898).


Cheshire, que al sonreír deja entrever una hilera de afilados dientes, puede resultar hasta un tanto siniestro, sin embargo, no deja de ofrecer importantes reflexiones a lo largo de la historia.

Lewis Carroll suavizó la apariencia del famoso gato en 1871 (6 años después de la publicación del libro) con una imagen mucho mas tierna y amigable. La propia Lewis contó por ejemplo, que muchas veces dejaba entrar gatos callejeros a su casa y les permitía dormir entre hojas de papel secante, usando unos trapos como almohada.

Vamos a recordar una de las mas famosas reflexiones del gato de Cheshire:

Cheshire el gato

“El Gato, cuando vio a Alicia, se limitó a sonreír. Parecía tener buen carácter, pero también tenía unas uñas muy largas Y muchísimos dientes, de modo que sería mejor tratarlo con respeto.

– Minino de Cheshire -empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba-.

Mínino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

– Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

– No me importa mucho el sitio… – dijo Alicia.

– Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato. – … siempre que llegue a alguna parte – añadió Alicia como explicación.

– ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte – aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!

Share Button





Escribe un comentario

Subscribe to RSS Feed Gatos domesticos en Twitter!