Conmovedora historia de una lectora sobre su gato

historia de un gato

«Hoy se fue. Llegó a mi casa una madrugada. Lo sentí maullar toda la noche, logré dormir un poco, pero cuando me despertaron sus maullidos de nuevo a eso de las siete, me levanté a verlo por la ventana. No estaba enfadada, al contrario, me gustaba la idea de ver a un gatito. El pobrecillo era bebé y estaba maullando por hambre. Estaba flaquísimo. No me querían dejar quedarmelo, pero al final en casa les conmovió esa carita tan pequeña y tierna que tenía y decidieron que si no era en casa, estaría en la casa de mi tía. Y así fue.

Era tan cariñoso de pequeño. Quizás después se puso menos, pero siempre se dejaba tomar, y cuando le daba por ser amoroso, lo era enserio. Sus ojitos eran tan tiernos, es inexplicable, me transmitían como inocencia, ternura infinita. Era comilón… y precisamente por eso una persona si es que se le puede llamar así, le llevó a la muerte.

Un día llamaron a mi tía, le dijeron que estaba botado en el jardín de al lado, de la vecina. Ella acudió allí. Tenía sangre. Lo llevó con veterinarias, y se alivió la situación al saber que podía sanarse. Quedó con una fajita, porque resulta que le habían disparado un postón. Pero cuando días después nos enteramos que tenía un hematoma por el estomago, por que lo habían pateado…

Perdí la fe en todo ¿Cómo alguien puede aprovecharse de la incapacidad de defenderse de un pobre animal pequeño? Era tan menudito… Resulta que los niños de la villa en que vivía y salía mi bebe, escucharon a un chico adolescente decir que tenía que matar a ese gato porque se había comido “un pollo”. ¿no era más facil cobrar y reclamarle a los dueños que comportarse como un imbécil y hacerle eso a un pequeño indefenso? Días después, lo operaron. Se iba a recuperar, posiblemente. Pero no resistió. Se murió. Mi pequeño, que dormía encima de mi espalda, maullaba de una forma única, con sus ojitos tan especiales, tan mansito para tomarse fotos…

Lo quise ver por última vez antes de enterrarlo. Su carita… Estaba igual, pero no aguanté verlo así, sin vida, arrebatada por un imbécil. Arrebatada por gente que no debería existir. Cumpliendo el deseo enfermo de quien le hizo daño. Y lo que más me da rabia, es que no piensan en que era como hacerle daño a un bebé… Él aún no cumplía el año. Era pequeñito… Y le disparó rodeado de niños. ¿Y si le disparaba a un niño? Dios, ¿Por qué no lo ayudaste a sanarse? Por favor no dejen salir a sus gatitos a la calle. La gente es mala. La humanidad está mal. Ya no se que pasa con la gente, cuando oigo que envenenan perros, gatos, o los matan. ¿En que nos hemos convertido?».

Carta escrita por una lectora de gatosdomesticos.com llamada Fer. Muchas gracias por compartir esta maravillosa y conmovedora historia con todos nosotros!

Share Button

3 comentarios en “Conmovedora historia de una lectora sobre su gato”

  1. La triste verdad es que hay gente que NO debería nacer, o en última instancia morir del mismo modo. yo detesto a la gente que es incluso indiferente cuando un gatito pide ayuda…. «si es un gato nomás «…. me regocijo al saber que gente así corre el mismo destino por sus pares en situaciones que Dios les procura. cuando un minino se nos va , no desaparece sinó que se nos adelanta a esperanos en ese lugar donde nos encontraremos todos algún día…

  2. Hola tengo una gatita de 19 años y está muy consentida, pero hace aproximadamente 10 días llego una nuevo gatita de semanas nacida a la casa y aunque están separados mi gatita se puso muy celosa, perdió la voz y no puede emitir un maullido fuerte como normalmente lo hace, que puedo hacer? sera grave? quiero agregar que aparte de eso esta muy normal como bien y no se ve triste.

  3. German: Tu gata está celosa, algo completamente normal a sus 19 años. Dale tiempo para que se adapte a la nueva gatita y no dejes de consentirla para que no sienta que la atención hacia ella se ha perdido

Deja un comentario