Cuándo llamar al veterinario

Cuándo llamar al veterinario

Estos son algunos puntos importantes para tener en cuenta en el comportamiento de un gato, con el objetivo de saber cuándo podría estar enfermo y es necesario acudir a un veterinario para descartar enfermedades y diversos problemas de salud.

Hay un cambio en los hábitos alimenticios del gato:

Una repentina falta de apetito podría ser motivo de preocupación, sobre todo cuando se combina con otros síntomas.

Su nivel de actividad normal ha cambiado:

Es completamente normal que los gatos se vuelvan menos activos a medida que envejecen, pero incluso un gato mayor siente ganas de jugar cuando se le presenta un juguete que le gusta, especialmente si es interactivo. Los cambios repentinos en el nivel de actividad de un gato puede ser señal de alguna lesión, letargo o depresión, los cuales son síntomas que se deben tener en cuenta para acudir al veterinario para una revisación.

Cambios de comportamiento repentinos:

Por ejemplo, comenzar a orinar o defecar fiera de su caja de arena. Siempre que la caja esté limpia, y no hayan cambios recientes (gato nuevo, nuevo bebé, cambio de residencia, personas nuevas en el hogar), es a menudo un síntoma de un obstrucción en las vías urinarias o algún tipo de infección.
Por otro lado, si el gato es sociable con los miembros del hogar y de pronto comienza a alejarse y quedarse oculto en esquinas de la casa evitando el contacto humano, tambien puede ser motivo de alguna enfermedad. En todos estos casos que dimos por ejemplo se necesita la atención de un veterinario.

Sus hábitos en el «baño» han cambiado:

Es importante estar familiarizado con el tamaño, el color, la consistencia y el olor de las heces del gato. Hay que observar el color y la cantidad de su producción normal de orina y la frecuencia con que orina normalmente. La diarrea, el estreñimiento o la dificultad para orinar es una señal de advertencia y en estos casos un veterinario debe examinar al gato.

Sus hábitos de aseo:

Los gatos pasan gran parte del día aseándose a si mismos. Si de pronto deja de hacerlo, podría ser una señal de alguna dolencia o enfermedad, como artritis o depresión, entre otras causas.
También es motivo de preocupación cuando un gato comienza a acicalarse un área en particular de forma excesiva, ya que podría tratarse de alguna irritación de la piel que puede estar causada por pulgas, ácaros, etc.

Share Button

1 comentario en “Cuándo llamar al veterinario”

  1. Tu articulo adolece de objetividad.yo te puedo decir que en lo que tu adivinas al animal se le acaban las expectativas porque su enfermedad avanza.mis gatos son mi extensión por lo tanto los vigilo igual que mis extremidades.

Deja un comentario