Soy un gato, un libro recomendado

Soy un gato, un libro recomendado

«Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre». Así comienza la primera y más hilarante novela de Natsume Soseki, una auténtica obra maestra de la literatura japonesa, que narra las aventuras de un desdeñoso felino que cohabita, de modo accidental, con un grupo de grotescos personajes, miembros todos ellos de la bienpensante clase media tokiota.


Encontramos entre estos personajes al dispéptico profesor Kushami y su familia, teóricos dueños de la casa donde vive el gato; el mejor amigo del profesor, el charlatán e irritante Meitei; o el joven estudioso Kangetsu, que día sí, día no, intenta arreglárselas para conquistar a la hija de los vecinos. Escrita justo antes de su aclamada novela Botchan, Soy un gato es una sátira descarnada de la burguesía Meiji. Dotada de un ingenio a prueba de bombas y de un humor sardónico, recorre las peripecias de un voluble filósofo gatuno que no se cansa de hacer los comentarios más incisivos sobre la disparatada tropa de seres humanos con la que le ha tocado convivir.

«Hay una opinión extendida de que los animales terminan por parecerse a sus dueños (aunque más bien creo que son los dueños los que, con buen criterio, terminan pareciéndose a sus mascotas). Soy un gato, la primera obra de Natsume Söseki, corrobora plenamente esta teoría llevándola un paso más allá ya que el animal asume incluso la filosofía de vida de su amo.»

Share Button

3 comentarios en “Soy un gato, un libro recomendado”

  1. Cordial saludo: Quiero saber cómo puedo compartirles fotos de mi gatito, que parece disfrutar ser fotografiado. Me encanta su blog!

  2. Pues yo comencé a leerlo y lo dejé, no me gustó el estilo. Sin embargo de temática gatuna me gustaron mucho «Un gato callejero llamado Bob» y «Alegatos de los gatos».

  3. Hace unos años que leí este libro y me encantó. Has escrito una crítica muy buena y estoy de acuerdo en todo. No sé en el caso de los dueños de perros, pero en el caso de los humanos con gato (que nunca son sus dueños), creo que sí se produce el hecho de que el humano se parece cada vez más al gato. Al menos eso me pasa a mí, que convivo con tres felinos y cada vez me siento más gata :).
    Saludos

Deja un comentario